La nueva no-movilidad.

La nueva no-movilidad

El peso específico que tiene la movilidad en cualquier ciudad moderna que se precie es bastante notable. Todas las ciudades avanzadas del mundo tienen un área y un presupuesto destinado al concepto de Movilidad. En Zaragoza destinamos todos los años varias decenas de millones de euros.

Sin darnos cuenta, el diseño de los viales urbanos tiene una relación directa en cómo nos movemos, cuánto tardamos en desplazarnos y hasta influye en la manera en que nos relacionamos en la vía pública con los demás. Es en este último aspecto en donde la Movilidad se da la mano con el Urbanismo y el Medio Ambiente.

Desde el año 2013, el estado de Nueva York lleva impulsando un plan de creación de infraestructura ciclista a lo largo de la ciudad de Nueva York. Este ambicioso plan, además de crear una malla ciclista por el núcleo de N.Y. lleva acabo acciones tan importantes como la pacificación de los viales próximos a colegios y centros sanitarios. Todo ello englobado en el mismo proyecto.

En París tienen un plan de peatonalización desde el año 2015. Este plan supuso una enorme crítica (en un principio) a su alcaldesa Anne Hidalgo, que pronto se pusieron a su favor al ver las verdaderos beneficios de realizar una peatonalización estudiada y estratégica. Como consecuencia, parte de la ribera Del Río Sena se peatonalizó; creando verdaderos espacios de convivencia, ocio, comercio,…etc.

Nueva York lleva impulsando los carriles bici desde el 2013 y París tiene un ambicioso plan de peatonalización desde el 2015

En Zaragoza llevamos muchos años esperando a que se produzca un cambio similar que englobe diseño, urbanismo y medio ambiente. No se trata de crear carril bici mediante señales confusas y marcas viales, tampoco se trata de realizar experimentos de peatonalización. Lo que se trata es de tener un ambicioso (y bonito) plan y que se lleve a cabo.

La peatonalización de la Plaza Eduardo Ibarra, además de ser un pelotazo urbanístico para el gobierno de aquel año, supuso la creación de un espacio muerto. Tuvieron que ser las asociaciones quienes, años más tarde, solicitaran la creación de sombras, espacios vivos, jardines, juegos infantiles…etc para dotar de vida los miles de metros cuadrados de cemento.

Las peatonalizaciones y el diseño de los carriles bicis deben hacerse de la misma manera: creando espacios desde la estética y respetando el medio ambiente. Y todo esto debe hacerse dentro de un plan de movilidad que incluya a medio plazo la ampliación de la zona azul, la disminución de los estacionamientos en superficie y el impulso del transporte público.

Zaragoza tiene innumerables espacios para crear proyectos urbanísticos innovadores y sostenibles y establecer los cimientos estéticos para los próximos cien años.

Impactos: 25